martes, 28 de octubre de 2008

Con el alma fuera del cuerpo....

Son esos momentos en que la vida, de un cachetazo te demuestra lo frágil que sos, lo vulnerable que podemos llegar a ser... pero mas profundos, mas hirientes son cuando el que padece ese momento es aquel que salio de tu vientre, es la extensión de tus latidos, es tu alma....
Anoche, como todas las noches mis pequeños se fueron a acostar tarde, Martina venia con una fuerte gripe, gracias al inestable clima de Rio Gallegos (el cual ya detesto), después de las 6 de la tarde se complico con tos, cosa que es normal en ella, porque tiene un principio de asma,que me obliga a extremar los cuidados para con ella y el frió. Saque el nebulizador, infaltable, mas el medicamento prescripto por el medico desde que le diagnosticaron ese temita...con un ritmo de aspiraciones cada 50 minutos casi siempre todo marcha bien.
Después que se acostaron, y como es la costumbre de esta mama obsesiva los vigilo cada media hora, que no se destapen, que no hayan encendido el tv de nuevo, en fin esas cositas que solo nosotras sabemos hacer... la primera visita todo bien, dormían tranquilos, relajados...volví la living y seguí leyendo. Como a la 1 y media vuelvo a ir....Juan roncaba placidamente, entro a la habitación de mi hija y enseguida supe...ese sonido....la veo y la contracción pulmonar era muy fuerte, y salia esa especie de gruñido...le costaba respirar...nunca entro en pánico porque se que hacer, porque ya ha pasado varias veces y siempre el mecanismo es el mismo: subir la dosis de medicamento, mas la repetición de nebulizaciones... pero esta vez algo fallo, el cubículo donde se depositan la solución mas el medicamento estaban vacíos, corro a buscar mas y para mi horror estaba sin una gota de remedio el diminuto frasco....mi alma en ese momento abandono mi cuerpo, solo pensé que esto no debía pasarme, no debía pasarle....tome el teléfono y pedí urgente la medicación, en los 10 minutos mas largos de estos últimos meses yo solo le pedía que respirara, mientras masajeaba su pecho y trataba de no soltar una lágrima....
Cuando por fin el bendito frasco llego a mis manos y ella recobro el color, solté eso que estaba ahí...esa sensacion de angustia, sensacion de mierda-no la puedo llamar de otra manera-.
Hoy ella despertó rozagante, con algo de ese catarro, con un poco de ojeras, pero con una sonrisa infinita, y esos hermosos ojos brillantes, que apenas me vieron saltaron y me pregunto con su dulce voz: "-hola mami, como dormiste??" -bien mi amor, muy bien, solo dije eso..... ella jamas sabra que fue una noche infernal, que recién termino a las 5 de la mañana, cuando la mire por ultima vez, y me acerque para ver como respiraba, cada cuanto, si había sonido o no...
Cuando llego mi marido del trabajo (el trabaja de noche) volvió a darle otra larga nebulizacion, me volvió a decir que todo estaba bien, que durmiera, y fue el primero que se levanto a cumplir con la rutina...porque aunque él no haya dicho nada también vi sus ojos temblar...
Estos son esos momentos donde cruzas los dedos, le rezas a ese Dios que abandonas durante el resto de los días y comprendes duramente que fragilidad...que infima que es la linea entre la alegría y esa bruta cachetada que te da la vida.....
Se que es normal como padres tener estos miedos, a los cuales jamas nos acostumbramos, también sabemos que ellos tienen una fortaleza escondida para esos momentos, pero que puedo decir...solo que hoy desperté agradeciendo.....

6 comentarios:

Ivana Carina dijo...

Mi viiddaa!!

Por favor!! Casi me muero al leer lo que le pasó a la princesa de la casa!!!

La verdad que te admiro, nena... Yo soy asmática y sé lo que se siente cuando no podés respirar... Así que me imagino Martina....

Lo bueno es que el susto pasó.....

Te mando un besoote inmenso y otro para la Princesa....

Maria Andrea dijo...

Pobrecita, que' susto! Menos mal que paso' todo. Un beso grande

Genín dijo...

Pues si yo estaba leyendo angustiado, me imagino lo que debiste de pasar tu en esa larguísima noche, ya sabes a chequear que siempre tengas medicina de reserva...
Besos y salud a las dos

Germanico dijo...

Que emotivo. Bueno, espero que todo siga bien. Cuando yo era chico tambien tenia problemas asi. Hubo noches que mis papis me tenian que llevar corriendo al baño a aspirar el vapor de la ducha caliente abierta.
Podemos olvidarnos de Dios, pero el no se olvida de nosotros.
Saludos

Mi vida en 20 kg. dijo...

Uf parienta que noche!! para que te voy a decir mis experiencias, ya sabes que con los niños estas cosas pasan, pero las madres quedamos desechas. Animo, tranquila ahora que ya paso.

Un beso a la preciosa.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Pobrecita las dos..
Me has hecho revivir tus momentos.. gracias a dios que ya esta bien tu nena..
abrazos.